Cosas que no debes hacer cuando contratas un mini préstamo

Los mini préstamos en línea han ganado una enorme cantidad de adeptos a lo largo de estos últimos años. La rapidez con la que se recibe el dinero, así como las facilidades que se proporcionan para la concesión del propio préstamo ha animado a muchas personas a contratar estos productos de financiación. La cuestión es que no todo vale cuando se trata de mini préstamos.

Por una parte, no debemos olvidar que se trata de un mecanismo muy caro de financiación. En consecuencia, no debería ser empleado a la ligera sin calcular adecuadamente las consecuencias. Por otra parte, también se ha dado el caso de personas que han sido víctimas de engaños por parte de falsos prestamistas; es decir, también hay que ser precavido respecto a posibles estafas.

Para evitar problemas, te recomendamos tener en cuenta las siguientes recomendaciones y jamás hacer determinadas cosas con un mini préstamo.

Jamás pagues por adelantado o envíes dinero de forma previa a la concesión de un mini préstamo

Ningún prestamista o entidad de crédito legitimada exigirá el pago adelantado de importe alguno. Al fin y al cabo, estamos hablando de préstamos. Los intereses son siempre objeto de pago al final o durante la vida del contrato, nunca antes.

Si alguien te solicita dinero por adelantado, lo más probable es que se trate de una práctica abusiva y, en el peor de los casos, de una estafa.

Nunca solicites un mini préstamo si no dispones de fuentes de ingresos

Pesos mexicanosEste principio es aplicable a cualquier forma de financiación. No obstante, adquiere una relevancia capital cuando se trata de mini préstamos. Sólo debería solicitarse un crédito cuando realmente se tiene la seguridad de que va a poder hacerse frente al pago de los intereses y la devolución del importe recibido originalmente. En caso contrario, estaremos asumiendo un grave riesgo dado que, seguramente, terminaremos fallando en el momento de proceder al pago y amortización del préstamo.

Si esto ya es grave de por sí en los préstamos convencionales, cuando se trata de un mini préstamo, las consecuencias pueden llegar a ser devastadoras. Eso se debe a que las penalizaciones a pagar en caso de fallar en los pagos pueden multiplicar los intereses de la deuda. El resultado final es que podríamos terminar pagando un importe varias veces superior al capital que originalmente solicitamos.

Los mini préstamos no deben utilizarse para amortizar otros préstamos

Aunque pueda resultar tentador, los mini préstamos nunca deberían utilizarse como un mecanismo para amortizar otras deudas anteriores, ni mucho menos, otros préstamos precedentes. En este sentido, conviene recordar que los mini préstamos son, con diferencia, el instrumento de financiación más caro que existe.

Si ya contamos con un préstamo anterior y tenemos dificultades para hacerle frente en los plazos acordados, debemos hacer todo lo que esté en nuestra mano para liquidar la deuda de la forma más eficaz y barata posible.

Solicitar un mini préstamo supone todo lo contrario. Por supuesto, conseguiremos el dinero o parte del dinero necesario pero, desgraciadamente, el nuevo interés al que estaremos comprometiéndonos será, a todas luces, considerablemente más elevado que el del préstamo original.

Al final del proceso, lo más probable es que nos encontremos en una situación mucho peor a la precedente. El interés que tendremos que pagar será más elevado y lo único que habremos conseguido será ganar algo más de tiempo para liquidar la deuda. Dicho plazo supondrá, en el mejor de los casos, un máximo de 30 días. Éste es el límite más habitual ofrecido por los mini préstamos.

Nunca solicites más dinero del que realmente necesitas

Cuando se trata de préstamos, una de las prácticas más habituales seguidas por las entidades bancarias y los propios clientes es redondear al alza los importes solicitados. A menudo, se solicita más dinero del que realmente se necesita con la excusa de disponer de una liquidez extra para imprevistos.

Aunque esta práctica es bastante cuestionable, puede quedar justificada cuando se está solicitando un préstamo convencional. Al fin y al cabo, los intereses a pagar suelen ser relativamente razonables.

Sin embargo, cuando se trata de mini préstamos nunca debe solicitarse más dinero que el estrictamente necesario. Esto se debe a que los intereses a pagar son tan elevados que cualquier euro que pidamos de más no hará sino encarecer aún más la operación, sin que por ello hayamos obtenido beneficio alguno.

Los mini préstamos no deben ser utilizados para el pago de gastos superfluos o prescindibles

Es cierto que muchas entidades que promueven y comercializan los mini préstamos suelen crear mensajes comerciales en los que se sugiere contratar sus productos para costear viajes, vacaciones o caprichos de todo tipo. Lo justifican argumentando que la concesión de un mini préstamo apenas implica trámite o papeleo alguno; es decir, resulta muy sencilla.

El problema es que el coste de financiar este tipo de gastos no justifica en absoluto el consumo de los productos o servicios que pagamos.

Si no nos lo podemos permitir con la liquidez de la que disponemos, lo más recomendable es esperar y ahorrar hasta que podamos costearlo con nuestros propios recursos. De lo contrario, nos arriesgamos a entrar en un peligroso círculo de consumo y financiación que puede volverse especialmente nocivo para la salud de nuestra economía.

No solicites varios mini préstamos para costear una operación de gran envergadura

El único aspecto que, realmente, justifica la existencia de los mini préstamos radica en el hecho que, pese a los elevados intereses cobrados, éstos no tienen un gran impacto en nuestra economía porque el importe total es bastante bajo. Habitualmente, los límites de estos préstamos se sitúan en torno a los 5,000 pesos.

Por el contrario, si extrapolamos dichos intereses a un préstamo de gran volumen, los intereses a pagar resultarían absolutamente asfixiantes.

Esto es exactamente lo que sucedería si procediésemos a solicitar simultáneamente varios mini préstamos en diversas entidades de crédito. La cantidad adeudada no sólo se dispararía sino también los intereses a pagar y, con ellos, las probabilidades de no poder hacerles frente en los plazos acordados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *